TABURETE

Taburete… es una banqueta alta, y un tanto incómoda, que encontramos principalmente en los bares. Algunos dicen que es el más humilde e incómodo de los asientos, pero que probablemente sea uno de los primeros que se han usado.

¿Su virtud? Para charlar con la otra persona estás obligado a arrimarte, salir de tu eje, poner un pie en el suelo. Tenés que descentrarte y moverte. Lograr un equilibrio y así poder comunicarte con quien esté a tu lado.

Como diría Cortazar,

“¿Quién está dispuesto a desplazarse, a desaforarse, a descentrarse, a descubrirse?”

Todos lo estamos. Ese es nuestro espíritu.

Queremos descentrarnos, compartir conocimiento, experiencias, acercarnos, crear puentes, mirar las cosas desde otra perspectiva, salirnos del yo, posar los ojos en los otros. Buscar un nuevo equilibrio para establecer una comunicación.

Porque un taburete no tiene razón de ser, si no hay alguien a nuestro lado con quien comunicarnos.

***

Texto: Mariana Criado, Pía Ramello & Verónica Frechilla.

Imágen: Cecilia Santarossa.