LA SUTIL FRONTERA ENTRE MIRAR Y SENTIR

“Tenemos que ser como la luna”, decía y repetía uno de los ancianos de nuestro pueblo Kabati. Cuando íbamos al río por agua, o a los campos a trabajar, a cazar, o a extraer la savia de las palmeras, nos lo decía una y otra vez sin explicarlo nunca, sin decir otra cosa, sonriente y sabio, sentado a la puerta de su casa”.

Tenemos que ser como la luna… Ishmael comprendió que el hombre hablaba de la luz, su suavidad y delicadeza. Empezó entonces a observar en silencio la luna. Aquello que ya conocía -pero quizás antes no prestaba atención- abundaba en ideas y formas. A veces veía a un hombre cortando madera con un hacha, otras una mujer con un niño en brazos.

Años después, luego de haber sido niño soldado, luego de haber escrito sobre ser niño soldado, Ishmael Beah observa la luna y sigue viendo aquellas mismas imágenes de cuando tenía seis años.

Delicadeza.

Aquella palabra que también elige Henry David Thoreau al reflexionar sobre su vida en los bosques.

“Las mejores cualidades de nuestra naturaleza, como la flor de los frutales, solo pueden preservarse con el trato más delicado. Sin embargo, no nos tratamos a nosotros mismos ni a los demás con esa ternura”.

davidsisso1

Las imágenes son del fotógrafo David Sisso de su muestra Tierra Vacía.

Ternura.

Pablo Ramos insiste en la ternura al escribir sobre la ferocidad de las adicciones.

“Pero no se trata de llegar a ella sino de ´moverse hacia ella´: hacia el otro. Otro punto de vista, otro mar, otras tierras, otros cielos. La ternura es una herramienta de tolerancia, que permite que la palabra ´desconocido´deje de sonar a peligro y comience a sonar a posibilidad”.

Desde hace algunos años, busco esas palabras que son a la vez vínculo y frontera. Las recolecto en cuadernos. Trato de vencer mi desorden.

Recuerdo historias que leí, otras que viví. Las escribo y ellas van tironeando, retorciendo hasta mis certezas más escurridizas. En palabras de Mario Vargas Llosa, gracias a ellas la vida se hace más comprensible y más ambigua, a veces más soportable y a veces más insoportable.  

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s