LOST (& found) IN LISBON

“LOST IN LISBON”. En ese nombre hay dos palabras más que atractivas para mí. Y justamente esas dos palabras fueron las que digitaron mi último destino. Es que así se llama el hostel, que como un canto de sirenas me sedujo a perderme y encontrarme en Lisboa, Portugal.
El lugar, un edificio antiguo del año 1.800, me resultó atractivo ni bien lo vi. Hice click en su foto y vi varios pisos de techos altos, pisos de madera, mayólicas de todos colores en cada una de sus paredes y la seducción me dejó knock out, totalmente entregada. “Lost“. Es que si hay una propuesta que me seduce, es la de perderme. Es un juego del que siempre me sé ganadora, aunque a veces juegue a estar perdiendo y los caminos se tornen fríos y oscuros, y el peligro se manifieste en la ansiedad de creer, por momentos, haber dejado de jugar. Después de recorrer y transitar, con la brújula mareada, me encuentro, encuentro la salida a ese laberinto, encuentro la llave de una puerta que desconocía.

Perderme en mis viajes. Volviendo a mi brújula un poco (o más) loca. Esfumar las fronteras. ¿No les pasa que cuando más al este se trasladan, más al oeste se sienten? Y mientras más al norte vayamos, mas al sur nos sentimos… Es raro de explicar. Es darse cuenta de que mientras más conocemos, más cosas aparecen en nuestro campo de interés, y más sentimos ese hechizo derivado de la ampliación de posibilidades, y de esas fronteras desdibujadas. Abriendo lugar en nuestra mente. Desechando, reorganizando.

DSC_3615.jpg

Imagen del mapa que me esperaba, colgado en la habitación de Barcelona en la que dormí las noches previas a Lisboa.

La cuestión es que así fue,  perdida y en Lisboa, me topé con otros, que también andaban voluntariamente perdidos. Otros que andaban jugando igual que yo, en Lisboa. Una diseñadora holandesa amante de la simetría, un fotógrafo alemán que viajaba por el mundo buscando sensaciones, un grupo de amigos ingenieros argentinos que viajaban por Europa consumando el fin de una etapa de amplias libertades, un músico punk alemán (que además es maestro de grado para nenes de 6/7 años), una catalana con la sonrisa más destellante que vi en mi vida (la cual luego aportó su sonrisa a ayudar a los afectados por el terrorismo en la Rambla de Barcelona) y además un estadounidense que planea ponerse un hostel en una isla paradisíaca de la que se enamoró.
Yo recién me despertaba de una siesta (no sabía bien si era siesta o sueño nocturno), cuando al rato me encuentro con este fotógrafo alemán, que me cuenta un poco su vida y sus momentos. Así fue que me encontré despertando mis emociones con las tomas que muestran su sitio web. Se destacaba una obra en la que a trasluz y con muchos juegos de sombras se veía esto:
Effervescent
PH: Benjamin Heltzel
https://www.benjaminheltzel.com
https://www.instagram.com/benjamin.heltzel
Pensé, y le dije: pelaje, piel, protección y conexión. Así nos sentí a todos los que estábamos perdiéndonos en Lisboa. Intentando conectar, con nosotros, y con los otros. Debajo de nuestros pelajes, los lanudos animales que somos intentan conectarse. Sentir, a través de los otros, que el camino es el destino. Que podemos tendernos la mano y conectar con la esencia de los otros. Que en esto de perdernos y jugar, no hay un punto de llegada, sólo un camino. Si en ese recorrido aparecen otros perdidos, nos encontraremos.
Ese viaje será siempre recordado en mi corazón, me conecté con muchos otros y sus pelajes. Me llevé unos cuantos abrazos… también risas y baile. Que nunca dejemos de avanzar, movernos, romper y crear, y siempre nos cruzaremos con otros en sintonía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s