AUNQUE GANES O PIERDAS

Me despierto y ni me acuerdo. Recién cuando estoy tomando unos mates me cae la ficha. Chequeo la temperatura, miro el cielo desde el balcón. Me debato entre llevar una campera o sumarle también un buzo. Saludo a mi mamá y me habla bajito al oído, porque en casa hay un par de gallinas: que gane Boquita.

El bondi no viene más y… en mi familia nadie era de Boca. Yo nací en los 90 y me hice hincha del campeón. En la casa donde crecí escuchaba desde la terraza los goles del Titán. Iba al colegio y eran todas cartucheras xeneizes. Mis compañeros se teñían el flequillo de amarillo. Todos con camisetas de Boca. Como la mía. Como la del flaco que me acaba de chistar. Paré un taxi porque ya se hace tarde:

-¿Bombonera?

-Sí, subí.

El tachero no sé de qué club es pero está más nervioso que nosotros dos juntos. Nos adelanta que llega hasta Parque Lezama. Nazareno se presentó, hablamos muy poco, y terminó invitando el viaje. La buena acción del día, me dice.

En Brandsen y Patricios me encuentro con Esteban. Compro en el kiosco de la esquina un chocolate como hago siempre. Encaramos para la cancha. Nos piden el documento, se supone que hoy hay derecho de admisión a pleno. Entramos a la primera bandeja de la Sur y nos sentamos. Ya está lleno y todavía falta un montón. Pactamos no hablarnos durante la semana, así ahora hay temas para charlar.

Popular Sur de la Bombonera

Se hace evidente por los silbidos que salieron los árbitros. Nos tocan globos bastones azules. Sale River, se viene la cancha abajo. Sale Boca. Una fiesta. Unos flacos cerca nuestro tiran una bomba de humo azul. Mi amigo se tapa con el buzo, lo imito. Pienso qué lindo debe haber quedado para la tele porque yo no veo nada. Los puteo internamente. Arranca el partido. Boca juega mal. Gol de River. Boca sigue jugando mal. Gol de River. Gol de Boca. A lo Boca. Afonía general en la popular. Entretiempo. Voy al baño para hacer algo con el cuerpo. Me acuerdo del chocolate y me cae pésimo. Pero dicen que el chocolate levanta. Boca parece levantar. Boca vuelve a jugar mal. Tercer gol demoledor. Bronca general en la popular. La popular le empieza a gritar a la platea porque varios se van antes de que termine.

Mi coyuntura es esta: últimamente sufro mucho los superclásicos (y sí, tiene que ver con el Muñeco, que agarre la Selección y se deje de joder), ir a la cancha es un peligro, hay todavía gente que pone en duda a Messi, hay jugadores que se matan contra un paredón, no se puede creer los dirigentes que tenemos, ni las barras que ocupan el lugar de los hinchas porque esos no son hinchas. ¿Y yo? Digo que no voy a entrar a las redes pero las abro igual. Y hasta le doy me gusta a una foto que muestra las banderas que se forman con las bombas de humo. Cómo sé que en un futuro, no muy lejano, no va a ser peor. Volvés para el siguiente partido y aunque haga mucho frío o el equipo juegue mal, la gente canta y alienta de nuevo. Al menos por ahora, no puedo dejar de ir.

 

– Sofía Scarpatti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s