EL BARRIO SIEMPRE TIRA

Tres meses de vida, no sabía hablar ni caminar, pero ya era socia del club Temperley, barrio de zona sur donde nací y viví buena parte de mis años. Y es que con un abuelo socio vitalicio, un papá fanático y familia dedicada al club, no se podía esperar menos (es más, me sorprende que hayan tardado tres meses). De hecho, y este dato no es menor para entender esta historia, hasta en la elección de mi nombre casi estuvo presente el club: me llamo Victoria, pero estuvieron a punto de ponerme Victoria Celeste… el color de la camiseta y por eso también el apodo del equipo.

Infancia en la colonia de vacaciones, adolescencia en la pileta con amigos del barrio. ¿Y el fútbol? Solo fui dos veces a ver jugar a Temperley. Seamos honestos, cuando sos chico y elegís un club de fútbol (si tenés esa posibilidad), es difícil que el exitismo de los grandes equipos no te atraiga. Temperley comparado con Independiente -en esa época rey de copas- no tenía mucha chance.

screen

Postal de la colonia de vacaciones del club, con las tribunas del “Cele” de fondo

Mi papá resignado con dos hijas mujeres iba a la cancha con tíos, primos o mi abuelo. Le dolía, sí, pero nunca nos reprochaba nada. Creo que el ritual de ir con sus pares masculinos le bastaba. El dolor más grande, sin embargo, llegó en el momento en que hubo que recortar gastos en casa porque tuvimos un sueldo menos (sí, post corralito). Mi mamá no lo dudó: “las chicas van a dejar de ser socias del club”, sentenció. Y es cierto que casi no lo usábamos, a esa altura ya era una especie de pago simbólico, más para salvar de la deuda al club de barrio que nos vio crecer que por otro motivo (un “Luna de Avellaneda” pero más al sur).

Muchos años después de ese episodio (preámbulo del divorcio de mis padres, ¿quizás?) y ya mudada a la gran ciudad porteña, se dio el milagro: en ese torneo eterno de no recuerdo ya cuantos equipos, Temperley pudo volver a primera después de 27 años. El barrio fue una fiesta: mi mamá no podía dormir por los hinchas felices, mi papá lloraba de la emoción (como me contaron al día siguiente, cuando la noticia todavía resultaba increíble).

Contra todo pronóstico y a pesar de haber estado a punto de descender dos veces, al día de hoy el “Gasolero” continúa en esta categoría. Desde México veo los partidos cuando puedo y solo espero que el barrio siga todo pintado de celeste.

WhatsApp Image 2017-08-22 at 19.49.54

Graffitis que inundan cada esquina del barrio

4 comentarios en “EL BARRIO SIEMPRE TIRA

  1. Victoria Iviglia dijo:

    Gracias manu!! Creo que es la película que representa a todos esos clubes de zona sur sin dudas (de hecho lo filmaron en Lavallol si mal no recuerdo, que es más al sur incluso que Temperley!)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s