ENTRE SALSAS Y DÓLARES… EL LADO B DE UN BANCARIO

Mi nombre es Sergio Sebastián Moyano y tengo 30 años. Desde hace 9 años que estoy  con Caro. Mujer increíble. Columna vertebral de mi vida. Juntos tenemos a Catalina. El ser más maravilloso y lleno de luz del mundo. Tiene 2 años.

image1

Soy Nuevejuliense (Prov. de Buenos Aires, Argentina) aunque ya hace 12 años que vivo en la Ciudad de Buenos Aires. Lo que sigue quizás les parezca extraño. Llevo 10 años trabajando de bancario. Salsas, carnes, dulces, tarjetas de créditos, cajas de ahorros, dólares… ¿Por qué no?

A lo largo de mi vida cambié varias veces de carrera, incluso estuve a punto de recibirme de Perito Grafólogo. También pasé por ingeniería en sistemas y abogacía… pero ninguna me terminaba de convencer. Y eso era porque la vida me tenía preparado algo mejor: LA GASTRONOMÍA.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y ustedes se preguntarán ¿por qué la cocina?

Un día mi tío, que tiene desde hace más de 20 años una parrilla libre sobre la ruta en la Ciudad de Nueve de Julio, comentó que se le había ido el bachero. Yo en ese momento tenía 15 años, y en la Argentina reinaba la crisis. Mi familia, de clase media, le daba la bienvenida a mi hermano más chico. Yo pensé que ganar mi propia plata podría ayudar en la economía del hogar, así que me ofrecí a hacer el trabajo los fines de semana. Aceptaron con una condición: que no descuidara el colegio.

Así fue como comencé lavando copas, platos, cubiertos…  Pero a mí en realidad lo que me interesaba era la cocina. Cada vez que podía observaba cómo cocinaba mi tía. Ella no es chef con diploma de escuela. Es cocinera con pasión y sabiduría heredada de su madre y abuela. Al cabo de dos años, terminé la escuela y con eso mi paso por la cocina.

image2

Un día Caro tuvo antojo de flan. Sí, ella es así, vive antojada de cosas. Salí al super y compré la cajita de flan. Cuando abrí el paquete con la mezcla para empezar a hacerlo, el olorcito que salió del sobre automáticamente me transportó a la cocina de la parrilla de mis tíos. Al momento que cociné por primera vez.

Cuando le conté a Caro lo que me había pasado, ella me incentivó para que arranque a hacer algo relacionado a la gastronomía. Tanto insistió que terminó por convencerme… pero debo confesar que tardé algunos años en animarme.

Pasaron los años y las vueltas de la vida me llevaron a encontrarme con una compañera de la primaria que no veía desde hacía 19 años. Ella me contó de esta locura que es TABURETE, de las ganas que tenían de hacer de esto algo grande y cuando me invitó a participar no lo dudé.

Quiero aplicar mis conocimientos para ayudar al que quiere cocinar algo desde su casa pero no sabe qué o cómo hacerlo, o al que trabaja todo el día y no tiene tiempo, o al que simplemente le interesa saber un poco más y listo.

Yo estoy muy entusiasmado con todo lo que se viene. Espero contar con tu apoyo desde el otro lado.

¡Saludos gigantes y nos estamos leyendo pronto!

SSM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s