DE NÚMEROS POR EL MUNDO

La historia se puede contar en números. Hace 8 años me recibí de economista, hace 4 que soy magíster en economía, me falta poco más de un año para ser doctor en economía. Vivo en una ciudad de casi 3 millones de personas, en un país de casi 40 millones y hablo un idioma que tiene 400 millones de hablantes nativos.

Tengo 3 artículos publicados en revistas científicas, 2 en prensa, uno en referato y me pondría muy contento si me enterara de que hay 50 personas en el mundo que han leído al menos uno de ellos (porque así funciona la ciencia hoy, se escriben muchos artículos que muy poca gente lee). Doy clase a aproximadamente 170 estudiantes por año, un poco más de la mitad aprueba. Dirigí 3 tesis de grado y estoy dirigiendo otras 2 en este momento. Y a partir de ahora, escribo en un (1) blog.

Martin

Presentando en una charla sobre Big Data en la Universidad de Buenos Aires

O también se puede contar de otra manera. Empezando porque siempre me interesaron las desigualdades sociales. Y también los números, claro, pero no de cualquier manera, yo quería que los números me sirvieran para entender la realidad. O para pensarla, por lo menos. Y hace algún tiempo descubrí la pasión por viajar.

Y no mucho después empecé a trabajar como investigador en temas de econometría laboral.

¿Econometría laboral?

Sí, eso. Después lo charlamos. De eso tratan mis artículos, la mayoría al menos. La econometría laboral tiene números y gráficos y esas cosas. Pero también tiene mucho de la realidad y de un aspecto muy particular de la realidad. Trata de las condiciones de vida de la población, de cómo vive la gente. De por qué hay pobreza en unos lugares y riqueza en otros. O, mejor aún, de qué significa ser pobre o ser rico en cada lugar del mundo. Y todo eso me apasiona, con o sin números.

 

3

De viaje por Bangkok, una ciudad donde las desigualdades sociales aparecen de muchas maneras, por ejemplo, en la arquitectura

Mi tesis doctoral trata sobre movilidad de ingresos en América Latina. Mi trabajo consiste en agarrar encuestas de hogares hechas en países latinoamericanos y usarlas para tratar de entender cómo se mueven los ingresos de la gente en el tiempo, cuánto se mueven, por qué se mueven, qué problemas genera eso. Es un tema realmente apasionante. Igual de apasionante que viajar a un país nuevo y tratar de entender, caminando por la calle, cómo vive la gente ahí, cómo habla, cómo piensa, qué los llevó a ser así, cómo se ven a sí mismos y cómo nos ven a nosotros. Y también igual de apasionante que escribir sobre todos estos temas.

Hablemos entonces. De pobreza, de movilidad social, de educación, de ciudades, de modos de vida, de culturas, de modelos de organización económica y social, de comidas, de idiomas, de ciencia, de cómo se vive y por qué se vive como se vive. El mundo es grande y da para todo. Y la econometría también.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s