LICOR DE ARROZ

post-mariana-santos-subir

“Tras ocho horas de caminata transitadas entre cansancio y fascinación, todas mojadas por la humedad, el calor y la llovizna, llegamos finalmente a una casita humilde donde nos alojamos. Adentro nos esperaba una dulzura difícil de explicar junto con café, arroz, verduras y cordero. Todo fruto del trabajo familiar en el campo. La hija de la familia, con solo quince años, fue la cocinera. Preparó todo mientras nos contaba sus ganas de seguir estudiando. A la hora de cenar se nos unieron los hijos de la anfitriona con sus familias. Las mujeres querían saber todo de nuestras vidas, y a su vez, se emocionaban con nuestras respuestas. Los hombres observaban en silencio. Quizás intimidados por la presencia de tres extranjeras o simplemente aburridos. Un sabroso licor de arroz dio cierre al encuentro. Dormimos sobre el suelo protegidas por tules y el sentimiento de hogar”. – Mariana Santos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s